Diego Morales y Martín Riquelme, amor tuitero y sin fronteras


El Diego (@diegomorals) y el Martín (@nvkken) dejan sólo una cosa en claro: se puede conocer al amor de la vida por Twitter y así perpetuar la especie. La historia es más o menos simple, no tiene nada de espectacular, lo fabuloso acá es el amor que estos seres se profesan.

Se llevan por un año, parecidos por no decir iguales (aunque ellos lo nieguen rotundamente), lo triste es que uno es de Valparaíso y el otro de Santiago, ergo no pueden pololear tranquilos ni disfrutar de la vida por tener que viajar para todas partes. Pueden pasar hasta tres semanas sin verse y eso los complica muchísimo, aunque no tanto creo yo ya que, como lo dije anteriormente, el amor que ellos se tienen es magno, sublime.

El comienzo de esta historia fue algo súper espontaneo: un tweet fue el causante directo para que empezaran a hablar y se conocieran un tiempo hasta llegar a la petición de pololeo, en la cual, según cuentan, ambos estaban muy nerviosos. ¡Entiendanlos! era la primera vez que se veían en persona.

Desde ese episodio todo ha sido color de rosa, pasaron los nervios, el Martín le cocina al Diego como un Chef de ElGourmet, recrean la mente jugando GTA, escuchan a Madonna como dos personas totalmente poperas y consideran como "su gran debilidad" las papas fritas del Mcdonald's, pero siempre topan con el tema comida por la sencilla razón de que uno es vegetariano y el otro ama mucho la carne.

Como somos un medio bastante lúdico, los entrevistamos, y, para que no haya un climax de confusión infinita, las respuestas aparecerán separadas.

¿Son acaso la pareja ícono de este siglo? 

Martín: AJAJAJAJ. Creo que nos queda grande eso de la pareja del siglo.

Diego: No, no creo que seamos la pareja ícono del siglo, más bien, somos como pololitos a la antigua, bien simples, de esos que creen en el "vivieron felices para siempre" pobre de las películitas Disney, que andan de la manito en la calle, y que casi le andan pidiendo la mano a los suegros pa' poder estar juntos.

¿Se puede conocer en Twitter a la media naranja? ¿Cómo definen esa experiencia?

Martín: Yo creo que si. Uno conoce gente bacán y con afinidades en común, como en todos lados.

Diego: Es bien difícil, sobretodo cuando erís cola y, primero, no sabís si la persona con la que te mandai unos twitter también lo es, segundo, nunca sabís con quién chuchacrestamierda te vay a topar, hay que tener mucho cuidado. Y tercero, salir de lo que es conversar por la red social a ya una relación más seria lleva mucho tiempo, más el tiempo que se necesite para conocer al otro.

La verdad es que mi relación con Martín no se la atribuyo a Twitter. Si bien, gracias a esta cosa supe de la existencia del cauro, fue recién cuando coincidieron otros temas en nuestras vidas cuando empezamos a hablar más seguido. Creo que tuve suerte, porque siempre me dije a mí mismo que las relaciones que nacen de alguna red social mueren al tiro. Pero no, no fue así y todo con él ha sido de lo más bonito. En definitiva no es imposible encontrar a tu otra mitad en twittercito, pero hay que tener mucha suerte.

Yo sé que ustedes son bien parecidos, por no decir iguales o casi iguales, pero queremos saber en qué cosas chocan y no se soportan.

Martín:  AJAJAJAJ. De hecho, somos super distintos y yo creo que eso hace que esto funcione, porque, ¿Estar con alguien igual a uno? iugh.

Diego: No creo que seamos tan parecidos, de hecho, diría que somos bastante distintos. De partida, él es vegetariano y yo... YO... YO AMO LA CARNE CON LA VIDA, NO PODRÍA VIVIR SIN CARNE POR LA CHUCHA y, además, odio las verduritas (también con la vida). Muy poquitas veces encontramos puntos en común. Él con sus cositas de historia, filosofome y prrr, y yo con mis tonteritas científicas. Y cosas así. 

No creo que haya algo en que choquemos al punto de no soportarnos, pero creo que a él le molesta que yo sea un poquito (mentira, AL EXTREMO) enojón y, tengo que asumirlo: celoso. (PERO ES QUE OOOYYYYYYYYYY, SI EL CABRO ES TAN GUAPETÓN QUE ME CARGA QUE ME LO MIREN MMMM). Más que eso, no creo. Nos llevamos súper bien.

¿Cómo fue cuando se vieron por primera vez? ¿Estaban nerviosos? ¿Tenían en su cabeza un diálogo pensado o tan solo fue algo del momento?

Martín: La primera ve que nos juntamos yo estaba yendo a una escuela de verano de la chile, por todo enero. Le dije si nos podiamos juntar para conversar y salir un rato y quedamos de juntarnos en tobalaba como al medio dia. No se si estaba tan nervioso, sino que mas ansioso que nada, porque lo encontraba lindo y toda esa huea jijiji.

Cuando me aviso que habia llegado, yo etaba sentado en el suelo, cerca de uno de esos ventiladores gigantes que están en la estación y que tiran muuuucho aire. Cuando lo vi, lo único que atine a hacer fue abrazarlo jiji. Y bueno, las cosas se dieron y fluyeron no mas po.

Diego: Martín estaba yendo a la escuela de verano de la Chile, y quedamos de juntarnos un ratito pa almorzar y todo eso. Nos juntamos en el metro tobalaba un 11 de enero de este año (sí, soy terrible mamón y aún recuerdo la fecha, y qué) y, cuando me faltaban como 4 estaciones pa' llegar, me empecé a desesperar, estaba más nervioso que la conchetumare, me quería morir. Hasta por dentro me sudaba el cuerpo. Cuando llegué, no lo encontraba y lo llamé y no lo encontraba y lo llamé y no lo encontraba hasta que lo encontré, me miró, me dijo "¡Hooola Diego!" y me abrazó, y en mi mente dije: "AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH, queslindoporlachucha, questiernoporlachucha, ña ña ña ña ña ña ña". No sabía qué hacer, no sabía qué decirle, me había venido todo el trayecto del metro pensando en cómo iba a saludarlo y todo eso, pero al final quedé como helao y ni siquiera me acuerdo de qué le dije (soy súper tímido, casi al extremo). Luego caminamos y nos quedamos conversando por ahí sentados en el pastito. Incluso, se nos olvidó ir a almorzar. JaJaJaJa, y él se fue cagao de hambre a la escuela de verano. Fue todo súper lindo.