Amor en los tiempos del Reguetón: Enamoramientos desafortunados


Todos hemos sido víctima de este tipo de fenómenos, casi atribuibles a conjuros de magia negra. Y es que las hormonas traicionan a cualquiera. Y a pesar de autodenominarnos como animales racionales, las pulsiones que nos gobiernan poco tienen que ver con un proceso lógico. Amores, en su mayoría, platónicos. Una experiencia horrible y maravillosa a la vez.

Acá les va una lista de los ocho más frecuentes tipos de enamoramientos desafortunados:

1. La profe: Suele ser, junto con el punto 5, el enamoramiento más recurrente en el periodo etario de los 7-16 años, la figura de admiración más próxima fuera de la familia. Una milf a esa edad. Y no te pesca ni en bajá, obvio po, cómo chucha te iba a pescar si todavía ni sabís como se hacen las wawas. Una chiquilla absolutamente alcanzable a esta edad (bueno yo igual estoy como un poco vieja, uds no sé), quién sabe.

2. El amigo del otro equipo: Mal. Es una situación súper triste si consideramos que la inclinación sexual suele ser algo innamovible, pero de que hay casos en que la cuestión funka, hay. No muchos pero hay.

3. El BFF: La friendzone es el lugar más lúgubre, frío y horrible en el que se puede llegar a estar y pucha, con este te vai directo a esa lugar. A no ser que tú y tu amigui tengan como de esas amistades cercanas al pololeo (cosa maravillosa) y todos sepan como que van a terminar agarrando un día pronto. Pero para la mayoría de los mortales ese día nunca llega.

4. La prima/ el primo: Triste. Extremo si llega a concretarse, te imaginai la opinión de el resto de los integrantes de la familia? Pal hoyo. Y los primos cuando se casan, tienen hijos deformes (con tentáculos y colitas de cerdo, dicen). Pero bueh, a ti te importa un pico. Babosilandia, la diversión total.

5. El perro: 5comentarios

6. No tiene talento pero es muy buenamoza: Una traición a los principios de muchos de los que hemos caído en las garras de algún muchacho o muchacha con una belleza que supera con creces las habilidades mentales que ostenta a su haber. Calentura, dirán algunos. Yo sólo digo que Cupido se puede llegar a poner bien tonto-weon a veces. Contrólese. Piense con la cabeza y no con la entrepierna. Los latigazos en cuartos oscuros pueden ayudar también.

7. Gente feimus: Ojo, que no estoy hablando de actores, cantantes, futbolistas o gente cualquiera del jet-set internacional, no. Sólo se trata de gente que  está un poquito más expuesta socialmente, al nivel de tener cien likes en un su foto perfil plus unos veinte comentarios manchados con baba ¿Y por qué? por nada especial, seguramente esa persona es atractiva para la mayoría de los mortales y por ende, casi inalcanzable. Ergo, cagaste.

8. Amores de metro/micro/tren/carreta: Ella está, sentada frente a ti. No te ha dicho nada aún pero algo te atrae, sin saber porqué, te mueres por darle un beso ya. El letrista de esta canción cachaba perfectamente cómo nos sentimos cuando vemos algún chiquillo o chiquilla encachá cuando estamos a bordo de algún medio de transporte público. O bueno no, quizá no. Pero describe la situación a la perfección. La miras, quizá te mire de vuelta, pero nicagando te va a hablar y menos aún te va a dar su teléfono, guasap o mail. Este proceso puede llegar a repetirse muchas veces en un solo día, con distintas personas.Vivir así es morir de amor.