Presentamos Strike a Pose: Forever 21 en Chile, por Antonella Lauriani

Que felicidad siento al anunciar algo que hemos estado planeando durante meses, sin duda un arduo trabajo que se ve recompensado con un resultado magnífico y visualmente hermoso, al cual llamamos Strike a pose, una nueva sección que pretende combinar cosas que nos encantan; la moda y el arte en un solo lugar. 

Strike a pose abordará muchos temas relacionados con moda y estará dividida en tres partes: tendencias, personalidades y por último colecciones. Todo esto será colectivo, ya que tenemos a un nuevo equipo especializado en el tema, elegidos con una pinza para que se hable con la mayor calidad posible. Se trata de cuatro personas que van a tener una labor especial desde hoy hasta el fin de los tiempos. Por ello tengo el honor de presentarlos ahora mismo y explicarles de qué se encargarán. 

Partamos con Gonzalo Meirelles (@GonMeirelles) y Antonella Lauriani (@Alauriani), ellos se centrarán en tendencias, cada uno beneficiando a su género obviamente. La Anto hablará de moda femenina y don Meirelles de la masculina.

Doña Damaris Moraga (@damarrisa) (sí, está de vuelta) y la fabulosa Constanza Pizarro (@milkkteeth) abordarán y opinarán sobre colecciones y personalidades importantes que se destacan por su particular estilo a la hora de vestir. 

Esta sección irá todos los Lunes del año y estará sincronizada, ya que serán cuatro entradas por mes, asegurandoles fechas exactas a nuestra querida galería. Además, cada post tendrá un artista admirado, yendo al final del post su obra más famosa.

Dicho esto los dejo con el primer post escrito por la bella Lauriani, ente que hablará de Forever 21 y su estadía en Chile. ¡Disfrute todo!


La llegada al país de la tienda estadounidense Forever 21 no fue una sorpresa. Se instaló hace dos semanas en un conocido mall capitalino, con la intención de ser la competencia directa de H&M, tienda Sueca que llegó al país el año pasado. A pesar de tener algunas sucursales en Centroamérica, la tienda ubicada en Chile es la segunda de Latinoamérica, antecedida por una sucursal en Colombia. ¿Por qué Chile y no Argentina o Brasil, ciudades que son reconocidas usualmente como “fashionistas”? Fenómeno interesante de analizar. 


En los últimos diez años, Chile se ha convertido en un interesante mercado para que tiendas internacionales como Zara, Topshop y las ya mencionadas H&M y Forever21 presenten sus tendencias. La llegada de estos monstruos del retail no ha sido aleatoria, el público Chileno está cada vez más preocupado de su aspecto y de “estar a la moda”. Atrás quedaron las épocas en que el acto de comprar ropa implicaba solamente satisfacer la necesidad de abrigo, o en las que una prenda tenía como durabilidad mínima un par de años, y que por requisito obligatorio, debía ser heredada al hermano pequeño o primo. En la actualidad, el mundo del vestuario ha cambiado de manera impresionante, introduciendo el concepto de “Fast Fashion”, es decir, prendas de bajo costo y de calidad cuestionable (la ropa del retail está fabricada para durar 20 usos, lo que dura una temporada) inspirada en las colecciones de diseñadores de renombre, está dominando el mercado actual. Los invito a darse una vuelta por la tienda con nombre de ciudad, por la tienda promocionada por una de las hermanas Bolocco, o por las tiendas mencionadas anteriormente. ¿Qué verán? Colecciones muy similares, por no decir idénticas. Desafortunadamente, esta tendencia ha hecho que todo el mundo se vista de manera muy similar, dejando la romántica idea de pensar en un conjunto, combinar colores y texturas. Ahora es más fácil entrar a la tienda, mirar algunos maniquís, gastar una módica suma y pagarla en seis cuotas precio contado. ¿Queda bien? da lo mismo, ¿te gusta? No mucho, pero todos lo usan. Todas las lolitas parecen clones. 





A pesar el mercado actual medio turbio y fatalista, somos parte de él, queramos o no. Porque amigos, cuando queremos un polerón bonito, no nos hacemos muchos problemas, lo compramos y listo. Los dejo con el gran nacimiento de la Venus, pintada por Sandro Botticelli.