[La TaVerna Del Isra] Los diversos públicos del Lollapalooza

Ya bajaron los ánimos, se calmaron los pezones, los penes se dejaron de agitar con tanta alevosía, la gente está más calmá, porque ya se dio a conocer de que rato el line-up del Lollapalooza. Como ya se trató en la Viñetajaja de forma muy certera, hubieron de todo tipo de reacciones, incluso hubo gente con diarrea, otros optaron por masturbarse furiosamente porque venía su banda favorita, otros lloraron porque Tool sigue riéndose de sus fans chilenos mientras toman cerveza echados en un sillón pasao' a raja. Hoy en la taVerna, mientras usted está medio curao, con ganas de orinar y un hedor a sobaco medio escondido entre el olor a copete, le vengo a analizar un fenómeno más curioso que la UDI votando a favor del aborto: los tipos de público que habrán en el Lavalalooza.

EL LML

Para empezar: el que yo defino como el chico ele eme ele. Él va a ver a los Red Hot Chili Nepes y a Soundgarden, y nada más le importa. Mirará feo a todo el resto porque para la mayoría de esos públicos, son todos hipsters molestos culiaos, no viven el verdadero rock, el piensa. Todo lo que no me gusta es malo, por ende, voy a puro cuartear pelolais y si se puede, comerme una, con la adrenalina quizá hasta me enganche el ogt, para el otro año voy a Creamfields, allí andan todos drogados y calientes, piensa. Pero eso es cuento aparte. Quizá se dedique a pifear al resto de las bandas, provocando llantos hipsters y los chorros de Nutella que habrán en ese caso. Cuándo se vaya, reclamará que falta rock en esta hueá. Rock del bueno, rock de verdad, pero no, me han vendido el rock, malditas multinacionales asquerosas, ustedes chuparon la actitud.

EL HIPSTER

Luego tenemos al chico hipster, el que también se podría definir como el Erick Cartman de la hueá. El conocía primero a muchas de las bandas que están allí, por ende, el es más fan que tú. Voh eris un zangano culeao que sólo va por moda, o porque le gustan apenas 2 bandas pero quiere conocer más. ¡que pecado! este especímen es muy probable que sea tan saco de hueas, que vote Parisi. Pasa su vida frustrao, por ende, le queda mejor para su vida el conocer más que el resto, y adueñarse del buen gusto y las corrientes de pensamiento ajenas. Todo mal, vieja.

LA LAIS 

Ahora, la cúspide de todo esto, vendría siendo la lais que va a hacer vida social a la hueá. Se saca millones de fotos, pero no le pone mucha atención a las bandas. Si encuentra a algún hueon rico en alguna banda, quizá deje de sacarse fotos con las amigas para... sacárselas a él. Quizá se coma a alguien, o quizá sea tan diva que el montón de rotitos que vinieron a ver las bandas que no tienen oportunidad de verlas viajando a usa o europa, le parezcan feos, malolientes y caricaturezcos. Ella va a ver números lais, lamentablemente para otros fans. Passion Pit es más indie que todos tus Arcade Fire, pensará ella.

EL ZORRÓN

Tenemos la contraparte masculina, el zorrón. Él va a los Red Hot Chili Peppers igual, pero no cacha muchas canciones. Pedirá el kipiriwei en repeat casi todo el rato. El resto del día oscilará entre números electro y quizá se pegue una vuelta por el rap, porque los zorrones se viven la película y la métrica. La rima es shuper taquilla, papá. Cuándo vea a Vampire Weekend pensará ''que música más de fletos culiaos zorrón, pero no importa, con una piscolist y una minita que caiga en la zona, pasa piola''. 

EL NORMAL

Dentro de todo ese circo, está el normal. El va a disfrutar, que hueá. Pero lo más curioso es que en algún momento, todos tendremos algo de los especímenes mencionados acá. Y no es que esto sea exacto, pero es una aproximación, pos. Lo rico de cosas como el Lollapalooza radica en la diversidad de estilos y personas que puedes encontrar. Sólo hace falta José Feliciano para añadir a los ciegos *chiste de mierda*.

Bueno, podría seguir hablándole más. Pero como que usted ya está medio curao, que se hace. Vienen a mi taVerna a puro tomar los perros culiaos, ni me escuchan lo que digo u__u pero no importa, en venganza le tiré escondido en el copete yumbina, así que me lo voy a culear. Y no me reclame ninguna hueá, quizá se mee en el climax y que paja limpiar. ¡Que tenga buenas noches, y pase otro día por la taVerna! lo estaremos esperando con todo abierto, menos el orto.