Sí, me gusta One Direction


Por Leyla Espinoza (@flowersandcream)
24/07/14

Fue un sofocante día de Febrero de este año, en que, después de unos meses escuchando a One Direction cada vez que estaba bajoniá, decidí ver una presentación en vivo en youtube. ¿Craso error? ¿La mejor idea de la vida? Ke aser, komo saver. Después de verla, no pude parar de clickear en videos de estos chiquillos por horas, llegando incluso a lugares tan oscuros del sitio como los viejos <<funny moments>> del grupo, y todo el tema de Larry Stylinson y las pruebas y mejor dejemos eso para otro post.


Volviendo al presente, aquí me tienen, una rehabilitada chica esnob musical que alguna vez tuvo todos los nombres de estos niños en Tumblr Savior –sl2 a los que cachen la referencia, celebrando con bombos y platillos el cuarto año de vida del grupo formado por Harry Styles, Louis Tomlinson, Zayn Malik, Niall Horan y Liam Payne. No sé en qué momento sucedió esto, cómo fui de andar tranquilamente por la calle a notar a cada rato que hay un merchandising chano colgando de un kiosco, de la indiferencia a ponerme roja cada vez que los mencionan en una situación cotidiana o tocan un tema en el almacén. Pero sé que hace mucho, mucho tiempo no la pasaba tan bacán siendo fan de algo.

Es que estos chiquillos no son solo caras bonitas –y madre mía qué caras más lindas, gracias arroba dios por estas criaturas, sino que son realmente cinco muchachos simpáticos, interesantes y talentosos. Han sacado a la fecha tres discos de estudio, tapizaos pero tapizaos de hitazos como What Makes You Beautiful, Best Song Ever, y mi sendotema favorito, Kiss You, que hablan, entre otras cosas, de las niñas que encuentran agraciás y de que quieren pasarlo la raja a toda costa. Y aunque en un inicio hayan partido con la formula bubblegum pop blablá del tío Simon Cowell -el mismo que les trajo a las Spice Girls, sépanlo- que tal vez te horrorizó y tuviste que publicar el meme “i don’t want to live in this planet anymore” en tu perfil de Facebook, a lo mejor te sorprenda saber que los cabros no son na lesos, y con el tiempo su música ha evolucionado a algo más rock-friendly, incluso ganándose ene halagos de críticos que usualmente ni se molestan en pescar bandas de este tipo. 

La cuestión es, que con música tan entretenida y lúdica, y esos medios rostros, vaya, me pregunto ¿por qué tanto odio hacia estos cabros? ¿Acaso solo son aceptables bandas con temazos bailables que se hayan formado en una pieza cochina y salgan de gira en un fiat del 86? ¿O será solo la envidia que les carcome? No sé, en mi humirde opinión, si estos chiquillos tienen tanta popularidad y se niegan a desaparecer, es por la diversión y felicidá que gente como yo y personas de todo el mundo ha encontrado cuando los escucha y ve cómo interactúan entre ellos, y ojalá más personas como usted, si usted, les dieran una chance, porque se le garantiza una sonrisa gigante y un ensanchamiento del corazoncito, o la autora de esta nota les devuelve su dinero.


No hay comentarios :

Publicar un comentario