Las mujeres contra el feminismo


Por Nicole López (@nikkilz)
28/09/14

Hace un tiempo mientras navego por la internet me ha llamado mucho la atención una nueva y curiosa tendencia: las mujeres contra el feminismo, y es ahí, justo ahí, cuando leo esa hueá este término y me pregunto QUÉ ESTÁ PASANDO EN EL MUNDO, luego de pegarme numerosas veces en la cabeza y preguntarme de nuevo por qué xq xq xq xq. En fin, acá de una forma muy superficial y rápida haré mis apreciaciones.

Diferentes mujeres acompañadas con papeles escritos por ellas mismas con frases que parten con «yo no necesito feminismo porque…» seguido de alguna razón como que «me gusta el maquillaje», «no tengo la necesidad de ser protegida», «no me siento oprimida», «las feministas quieren ser más que los hombres», «si me visto así es porque quiero que mires», «me rehúso a odiar a los hombres», etc etc etc. Y bueno, lo primero que se me viene a la cabeza es pena, en todo sentido, ya que claramente la educación feminista no está presente y hace creer, no sólo a estas mujeres, que el feminismo es todo acerca de mujeres odiando a los hombres, quemándolos y torturándolos, usando ropa negra, no usando maquillaje y quizá qué otra tontera más. Piano piano piano.

Les explico, el feminismo no es una lucha para ver qué género es mejor que otro y menos para dominar, en este caso, al sexo masculino. Se trata de igualdad. No sé si se han dado cuenta, pero el ejemplo más claro es el del sueldo: mujeres ganando mucho menos que sus compañeros hombres.

Hasta cuándo me pregunto yo, hasta cuándo vamos a seguir haciendo vista gorda a este problema que es de todos y todas, haciendo como si nada pasara mientras en la tele sale el guatón ridículo del Morandé con minas en pelota, que más objetivizadas no podrían estar, inventando chistes machistas y mirándolas descaradamente con esa cara asquerosa reconocible sólo en los hueones que te gritan cosas en la calle, como si fuera su derecho mirarte y gritarte eso.

Hasta cuándo se va a limitar la sexualidad de la mujer (pero no su sexualización), porque obvio, puta es la que se mete con muchos tipos, maraca también. Insultándonos así entre nosotras mismas, pero no sintiéndose bien por lo bacán que lo pasó la amiga poh.

Y seguimos, el aborto. Los argumentos que dan los «pro-vida» (y los que más me gustan) son: que es vida, que si te gustó abrirte de piernas hazte responsable y lo mismo si te gustó andar haciendo cosas «de grandes». Ehm, chao.

Primero, creo que estamos todos claros en que en un futuro esa cosa será una vida, y que es una gran decisión. Nadie dice que el aborto es fácil, es una violencia en contra del propio cuerpo y mente y un trauma que no es fácil de superar (para algunas más que otras). Creo que egoísmo y cobardía son las últimas palabras que se podrían utilizar para describir a una mujer que tuvo un aborto. ¿Y qué es eso de «aperrar» por «abrir las piernas»? La maternidad no es un castigo, y no debería ser aplicada de esa forma para mujeres (y peor aún, niñas) que no quieren ser madres. Y vamos mucho más allá de la propia decisión sobre el cuerpo, porque es legítimo, pero el tema no termina aquí. Tener un hijo es caro, y bueno, es curioso ver que la (GRAN) mayoría de las personas que fueron a protestar en frente de La Moneda por esto del aborto hayan sido ABC1. Nunca van a saber lo que cuesta tener un hijo, partiendo por la clínica. Desde que nacís te meten el pico en el ojo.

El otro día estaba en clases, y para partir, vimos el cagazo que se mandó Tritón con esa publicidad de la tentación y las piernas de una maniquí, con falda corta y pantys caladas, para que luego un compañero opinara que «la gente le puso color» (ya.). Después, vimos una charla de una ex modelo actual intelectual feminista que hablaba de cómo ella cuando crecía veía que no encajaba tan bien porque no era rubia ni especialmente alta y voluptuosa, y de cómo las niñas crecen en algo así como «la cultura Barbie» (la cual aparte de lo obvio de su superficialidad, sus trabajos no son especialmente variados) mientras que los niños crecen con las oportunidades de ser ingenieros y astronautas y todas esas cosas, mientras que las féminas, a estar en la cocina y ser mamás. Luego, en las opiniones, muchos decían que no estaban tan de acuerdo, porque ahora los tiempos han cambiado y las mujeres tenemos más derechos que antes (obvio, no estamos en los 20 -menosmal-) y que hasta las películas de Disney representan eso, por ejemplo con Brave y Frozen, y que no necesariamente todas las niñas se sienten así, ya que #ella nunca sintió la necesidad de encajar y que hasta jugaba fútbol cuando era más chica. Amiga, qué bueno que no te sintai así, pero este problema es real.

Por esto, Y MUCHAS COSAS MÁS, hallo que el feminismo sí es necesario. No creo que sea justo para mí que otras personas crean que tienen derecho de mirarme y decirme hueás asquerosas mientras camino en la calle, ni de tomar decisiones sobre mí de mirarme en menos por el sólo hecho de ser mujer. A todos y todas las que crean que el feminismo es una exageración los invito a reflexionar y ver un poco más las cosas cotidianas. Una invitación a que todas y todos podamos crear la conciencia que se necesita.


No hay comentarios :

Publicar un comentario